Escuela Púbica

Escuela Púbica
Defiéndela

jueves, 24 de octubre de 2013

Hacia un mundo feliz

Morir con el mono puesto




Vista la escasa imaginación de nuestros dirigentes políticos para abordar los problemas que nos afectan, ya sean reales o ficticios, me veo en la obligación de actuar como ciudadano responsable sugiriéndoles una innovadora medida.
Como parece ser que peligra el pago de las futuras pensiones por estar la pirámide de población invertida; esto es, habrá muchos jubilados cobrando y pocos trabajadores que coticen a la Seguridad Social para que ese pago sea posible en un futuro cercano, PROPONGO  que por decreto se jubile a todo el que tenga menos de 40 años y que los demás ciudadanos trabajen hasta que el cuerpo aguante, o sea hasta el fin de sus días.
Estos veteranos trabajadores y ex-jubilados serían los encargados de mantener a los ociosos jóvenes y parados recalcitrantes. Eso sí, este conjunto de población no productivo sería obligado a estudiar hasta la cuarentena y a viajar de vez en cuando con el Ijserso a Benidorm, Ibiza u otros lugares de su elección. Finalizado este período de formación y  disfrute comenzaría su vida productiva.
Esta nueva organización social tendría enormes ventajas:
-Haríamos felices a nuestros jóvenes y a los directivos de la CEOE.
-Acabaríamos con la enorme tasa de paro de un plumazo.
-El sistema de pensiones tendría un enorme superávit.
-Ganaríamos prestigio como alumnos aventajados ante instituciones como el FMI.
Sólo tendría un inconveniente: la generación de transición no disfrutaría de la deseada jubilación.
Yo me ofrezco voluntario. ¿Alguién más? Ánimo, vamos, el mismo Jardiel Poncela apoyaría mi propuesta.


2 comentarios:

Paco Mármol dijo...

Calla, cabronazo, no les des ideas.

Che-cole Martín dijo...

Miguel for President¡